Una de las formas de financiación a la hora de comprar una vivienda, es a través de un préstamo hipotecario. Las entidades bancarias nos dan a elegir entre hipotecas fijas o variables.

Las principales diferencias entre una hipoteca fija o variable dependen del tipo de interés (variable o fijo), el plazo de amortización, esto es el tiempo en el que se devolverá el préstamo hipotecario y las comisiones aplicadas.

Ventajas y desventajas de las hipotecas fijas

  • La ventaja principal de elegir una hipoteca a tipo fijo, es que el cliente sabe la cuota que va a pagar durante todo el préstamo desde el principio. Las cuotas a tipo fijo no dependen del Euribor, por eso se sabe la cuota mensual durante todo lo que dure el préstamo.
  • Las hipotecas a tipo fijo tiene períodos de devolución más cortos, por lo que salen más baratas a largo plazo.
  • Las desventajas de una hipoteca tipo fijo, son que normalmente presentan intereses y comisiones más altos, con respecto a las hipotecas variables.
  • Al no depender del Euribor no pueden disminuir la cuota en el caso de que baje.
  • En el caso de subrogación de la hipoteca los costes son más altos.

En nuestro país y desde hace unos años, la oferta de las hipotecas a tipo fijo ha aumentado, por lo que cada vez es más fácil encontrar una hipoteca a tipo fijo con muy buenas condiciones.

Ventajas y desventajas de las hipotecas variables

  • Las hipotecas a tipo variable como su propio nombre indica, varían sus cuotas en función de la evolución del Euribor.
  • Este tipo de hipoteca tiene comisiones e intereses más reducidos que los préstamos a tipo fijo y su plazo de amortización es más largo.
  • Entre las desventajas principales, encontramos precisamente no saber cuál es la cuota fija durante el plazo que dure el préstamo hipotecario

En cualquier caso, no importa las dudas que tengas, en ABS Tu Hipoteca Segura, somos expertos en préstamos hipotecarios y te ayudaremos a elegir la financiación que mejor te convenga.

WhatsApp chat